Cada vez son más las personas que deciden ponerle fin al vello. Buscan un tratamiento aplicado desde los centros de fotodepilación en Basauri, confiando en su eficacia. Sin embargo, otras personas temen sentir excesivo dolor durante las sesiones. Quizá te encuentres en esta situación y necesites ahondar en el tema para quedarte tranquilo.

En primer lugar, debes saber que el dolor existe para todas las personas, solo que algunas poseen un umbral menor del dolor y, por tanto, alcanzan antes esos picos dolorosos. En pocas palabras, si una amiga te comenta que la fotodepilación ha resultado extremadamente dolorosa, es posible que a ti te pueda doler mucho menos.

Además, ¿sabías que el dolor depende de otra serie de factores? No solamente tiene que ver con dicho umbral. También, con tu estado de ánimo, por ejemplo. Las personas que están tristes o que han descansado mal suelen sentir mayor dolor, mientras que los individuos optimistas suelen sentir menos, tal y como saben los profesionales de los centros de fotodepilación en Basauri.

En segundo lugar, debes saber que durante el tratamiento vas a sentir ligeras molestias. Eso sí, resultarán totalmente tolerables. Piénsalo, si no, nadie se sometería a la fotodepilación. Está claro que existen muchos tipos de fotodepilación, que variarán en intensidad y en otros aspectos. El láser llamado Rubí fue uno de los primeros en salir al mercado. Resultaba muy eficaz, pero excesivamente molesto. Favorablemente, la tecnología ahora ha permitido disminuir los niveles de dolor en los usuarios.

Y, por supuesto, siempre debes comunicar a los profesionales tus miedos. En algunas ocasiones, puede emplearse crema anestésica o algún otro remedio para disminuir el dolor.

En todo caso, es preferible que pruebes la fotodepilación y no te quedes con la duda. En Centro de Estética Piedad estaremos encantados de atenderte, ¡confía en nosotros!